Tips básicos para ir a Kenia

Tips básicos para ir a Kenia

Desde que puedo tomar decisiones por mi misma, visitar el continente africano me rondaba continuamente la cabeza. Aún recuerdo la primera vez que fui, tenía entre 10 y 11 años, curiosa pero sobretodo maravillada con todo lo que veía a mi alrededor. Después de pasar unos días en París, volé junto con mi familia a Guinea para conocer a la familia de mi papá. A esa edad aún no entendía los problemas que vivía el país, pero recuerdo que un sentimiento de felicidad y familiaridad acompañaron mi estadía. Conforme fui creciendo, fui entendiendo y visualizando la pobreza que no sólo vive Guinea, sino gran parte de los países africanos. Y, al estar cada vez más en contacto con proyectos sociales, me prometí a mi misma de regresar para realizar un proyecto social ahí.

Es por eso que, cuando salió la oportunidad de ir a Kenia por un par de días con unos amigos, no lo dudé ni un instante. Ya sé, Kenia y Guinea no son lo mismo, ni siquiera son países vecinos, pero cualquier contacto con África me acerca a mi objetivo y, me permite aprender un poco más sobre esa cultura que me es tan lejana y cercana a la vez.

A pesar de haber regresado hace unas semanas, hay muchas cosas que aún no logro procesar, y otras que por el momento no voy a compartir, hasta tener un panorama más claro de lo que quiero hacer. Pero lo que sí necesitas conocer por el momento, son los tips de viaje para ir a Kenia, que te facilitarán la organización del viaje.

Moneda: el chelín keniano o shilling, es la moneda oficial de Kenia. Al día de hoy (20 de Junio 2018), un dólar americano equivale a cien chelines. En el aeropuerto y en el banco puedes cambiar tus dólares o euros a chelines, pero si tienes la oportunidad de pagar con tu tarjeta (si las comisiones por cargos en el extranjero, no son altas), hazlo. La mayoría de los hoteles y restaurantes aceptan tarjetas, y te da cierta seguridad porque estarás cargando menos efectivo. Sin embargo, las entradas a los parques nacionales y algunos atractivos sólo se pueden hacer en efectivo.

Visa: La mayoría de los extranjeros necesitan visa para entrar a Kenia, aunque hay algunos países exentos (puedes revisar si necesitas visa aquí).  Existen dos formas de sacar la visa, ya sea directo en el aeropuerto de Kenia cuando llegas (sólo aceptan efectivo), o en línea unas semanas antes de tu viaje. Personalmente recomiendo hacerlo en línea, así llegas con tranquilidad y no debes hacer las posibles largas filas. Para hacerlo en línea, tienes que entrar a la página oficial: http://evisa.go.ke/evisa.html y crear una nueva cuenta. Una vez que tengas la cuenta, debes llenar un formulario con información personal e información sobre tu viaje. La visa tiene un costo de $51 USD y es válida para una sola entrada al país. Una vez que tengas tu visa, tienes que imprimirla para poder mostrarla al agente de migración en el aeropuerto. Ojo, existen algunas agencias que hacen el trámite y te cobran el doble. Yo, por no poner atención, hice el trámite en la página de una agencia -no sabes el coraje que me dio cuando me di cuenta. Si bien, la visa que me entregaron no tuvo ningún problema, ¡me costó el doble! 

Vacunas: ninguna vacuna es obligatoria para visitar Kenia, sin embargo, hay algunas que son recomendables como la vacuna de la fiebre amarilla. Varios países tropicales -como Colombia, ya la exigen, así que te recomiendo hacerla en cuanto antes y aprovechar que dura 10 años. Los médicos también recomiendan tomar un tratamiento contra la malaria; este tratamiento solo se vende con receta médica y tienes que tomarte las pastillas durante todo el viaje y unos días más a tu regreso. Sí, yo me lo tomé por las dudas, no quería pasar mis días de viaje en cama. 

Clima: Yo siempre he dicho que entre más cerca estás del ecuador, más difícil es predecir el clima. La costa keniana es principalmente calurosa y húmeda a lo largo del año, así que cualquier mes es perfecto para ir. Sin embargo, las otras zonas sufren mayores variaciones de acuerdo al mes del año y a su altitud, pero siempre manteniendo esta tendencia calurosa medio húmeda. De Junio a Octubre, es la temporada seca con temperaturas promedio entre 25 y 29°C, y de Noviembre a Mayo es la temporada húmeda, donde Marzo, Abril y Mayo son los meses con mayor lluvia. La lluvia es generalmente muy fuerte pero dura una hora y es sólo por la tarde (esto lo digo por experiencia). Pero como dije al principio, estas cosas nunca se pueden predecir al 100% y con el cambio climático menos, así que lleva contigo un buen impermeable.  

Propinas: las propinas es algo realmente “nuevo” en el país. Si vas a un restaurante, puedes dejar entre 5-10% de propina. En cambio, en los hoteles y a los guías es normal dejar un poco más; nosotros tuvimos muy buena suerte y el servicio que recibimos fue excepcional por lo que intentábamos dejar siempre una buena propina, que a veces rondaba el 15%. Si tu moneda es más fuerte que el chelín, con muy poco puedes ayudarlos a mejorar su estilo de vida. 

Seguridad: Kenia es un país africano con muy mala fama, no te voy a negar que el país es pobre -si tienes la oportunidad de recorrerlo en auto, te darás cuenta. Pero en los lugares turísticos no pasa absolutamente nada y procuran mucho al turista. Si te quedas unos días en Nairobi, la capital, debes tomar ciertas precauciones (que tomarías en cualquier otra gran ciudad) como no andar solo caminando por la noche, o no meterte a barrios en conflicto. Honestamente, yo jamás me sentí insegura ni mucho menos, pero cuidarse no está de más. 

Cómo Moverse: hay dos formas para moverse por el país, en auto y en avioneta. La ventaja de la avioneta es que llegas mucho más rápido a tu destino, lo que te permite ver más lugares en poco tiempo, obviamente el trayecto es más cómodo y sencillo, pero esto tiene un costo más elevado. Viajar en 4×4 es mucho más largo, gran parte de las rutas no están asfaltadas o tienen baches así que vas rebotando todo el camino; pero, tienes una mejor perspectiva del país, puedes ver como vive la gente día a día, los contrastes sociales y la variedad de fauna, además, de poder bajarte cuando quieras. 

Sitios Más Visitados: Kenia es un país tan rico en naturaleza, que hay para todos los gustos e itinerarios. 

  • Nairobi: muchos pasan de largo la capital, pero en los últimos años, una ola de emprendimiento le está dando vida a la ciudad por lo que vale la pena recorrerla. 
  • Parque Nacional Masai Mara: además de ser uno de los lugares más importantes para hacer safari, puedes convivir con una de las culturas más importantes y bonitas del país, los Masai. 
  • Parque Nacional Amboseli: aquí se encuentra el Kilimanjaro, la montaña más alta de África y por la cual es famoso Kenia.
  • Monte Kenia: la segunda cima más alta de África, con una vegetación totalmente diversa al resto del país. 
  • Parque Nacional Lago Nakuru: el lugar ideal para el avistamiento de flamencos rosados. 
  • Lago Turkana: los tres parques nacionales que lo forman, le permitieron ser el lago salino más grande de África. 
  • Parque Nacional de Aberdares: su cascada con caída de 300 metros hacen de este lugar el favorito de manadas de elefantes y búfalos. 
  • Lamu: “en el mar la vida es más sabrosa” y más si se mezcla con una influencia portuguesa y musulmana.

Idiomas: El inglés y el swahili son los idiomas oficiales del país. El swahili nació alrededor del siglo X, de la mezcla entre el árabe y dialectos del bantú. Durante varios años, fue la lengua oficial del comercio en África del Oeste. Hoy en día, se sigue utilizando en otros países como Etiopía, Congo, Tanzania, Burundi, Zambia, Uganda y Ruanda, siendo uno de los idiomas más hablado en el continente. Generalmente, los kenianos hablan otra lengua en casa (dependiendo de su región), y aprenden swahili e inglés en la escuela para comunicar en la vida diaria. 

Aunque el swahili es un idioma no tan fácil de aprender, decir un par de palabras te conecta con la gente, logrando una relación mucho más personal y divertida. ¿Recuerdas la película del Rey León? Pues muchos de los nombres de los personajes, son palabras en swahili, así que ya sabes una parte del vocabulario.


Sólo pude estar una semana en Kenia, y sin duda, un pedazo de mi corazón se queda con su gente, personas alegres y nobles, que hacían todo para ayudarme y que me sintiera como en casa. Cuando vayas, recuerda darte un tiempo para platicar con ellos y sumergirte en su cultura, te contarán divertidísimas anécdotas, algunos secretos sobre sus costumbres y una que otra lección de vida. 

Creadora y Editora del blog Petite Touriste. A través de las palabras y la imagen busco recrear las sensaciones de cada uno de mis viajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *