Subiendo la Peña de Bernal

Subiendo la Peña de Bernal

Sé que los he tenido muy abandonados, entre las posadas, las cenas navideñas y la compra de regalos, el tiempo no me alcanza. Pero lo prometido es deuda, así que les cuento mi finde en Peña de Bernal y mi mini actividad extrema a 20m de altura.

Peña de Bernal se encuentra en el estado de Querétaro, México y es conocido por ser el tercer monolito más grande del mundo con aproximadamente 300m de altura. Se dice que antiguamente era un volcán que agotó su actividad y lo que queda es la lava del interior que se solidifico. Esta peña se encuentra en el pueblo de Bernal, a unos 57 kms de la ciudad de Querétaro, catalogado como Pueblo Mágico por su hermosa arquitectura colonial.

Llegamos sábado por la noche y aprovechamos para caminar por el pueblo, a pesar de que ya era tarde, encontramos diferentes locales con artesanía como productos de lana, manta, dulces típicos, y varios restaurantes donde cenar. También por las noches se realiza un recorrido de leyendas, si tienen tiempo y les gusta pueden tomarlo.

Al día siguiente fuimos a desayunar, ¡encontramos la mejor terraza privada del lugar! El restaurante se llama Centenario, cuando lleguen pregunten por el patio en la parte de arriba, únicamente tiene una mesa, flores por todas partes y una hermosa vista a la Peña. Con barriga llena y corazón contento, decidimos subir a la Peña, de lejos estábamos un poco decepcionados porque no se podía subir hasta la cima, pero conforme avanzábamos, nos dimos cuenta que los últimos metros son los más difíciles ya que no hay un camino y cada vez está más empinado. Después de varias paradas, llegamos al punto más alto, el sentimiento de libertad, paz y felicidad es indescriptible. No se necesita platicar mucho, solo disfrutar de la hermosa vista que nos ofrece el lugar.

Después de un buen rato de reposo, comenzamos el descenso (sí, bajar es mucho más difícil que subir), a mitad de camino nos encontramos con dos chicos que estaban practicando escalada en roca y te invitaban a intentar un pequeño tramo. ¡Con 20 metros de altura y $50 pesos subí!, ¡logré mi objetivo! Dicen que desde abajo se veía como temblaban mis piernas jaja. Después de esa mini aventura extrema, aprovechamos el resto del día para comer y dar otra vuelta por el pueblo.

Espero se animen a visitar este encantador lugar, vayan con ropa y zapatos cómodos. Y vayan a mi canal en Youtube para un mini video visitando el lugar —> http://youtu.be/980R8c83MI4 

Creadora y Editora del blog Petite Touriste. A través de las palabras y la imagen busco recrear las sensaciones de cada uno de mis viajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *