Un fin de semana en San Francisco de Campeche

Un fin de semana en San Francisco de Campeche

San Francisco de Campeche fue fundada por los españoles como parte de la conquista final de la Península de Yucatán. Las nuevas edificaciones se colocaron poco a poco sobre el pueblo maya, teniendo siempre en mente que la nueva ciudad tendría un importante puerto. Con el paso de los años, Campeche se convirtió en un importante exportador de miel, algodón, palo de tinte, maíz y sal; intercambiando riquezas con Cartegena de Indias o La Habana. Como suele suceder, donde hay riquezas hay violencia, llegaron saqueadores, en este caso piratas instalados en El Caribe y el Golfo de México, a mediados de siglo XVI.

Después de varios intentos de fortificación y episodios sangrientos, San Francisco de Campeche se convirtió en una ciudad amurallada. En un perímetro de 2 720 metros de forma hexagonal, se encontraban 8 baluartes unidos por una muralla que podía alcanzar los ocho metros de altura. Para poder entrar a la ciudad, tenías que usar alguna de sus cuatro puertas: la Puerta del Mar, la Puerta de Tierra, la Puerta de San Román o la Puerta de Guadalupe. Por último, se mandaron a construir dos fuertes y con esto, San Francisco de Campeche se convirtió en una de las ciudades mejor protegidas de América.

Con el paso de los años y los constantes episodios sangrientos, Campeche fue perdiendo poder como estructura. Por suerte para nosotros, muchos de sus edificios han sido restaurados y cuidados con gran empeño, así que cuando lleguen a la ciudad, podrán enamorarse de su arquitectura colonial con fachadas de colores baby que combina con el aire nostálgico, pasional y orgulloso que encierra en sus murallas.

LO QUE NO TE PUEDES PERDER

Centro Histórico. No por nada la ciudad fue nombrada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Si paseas sin rumbo, te verás rodeado de altas murallas y podrás encontrar edificios como el Instituto Campechano o las diferentes iglesias que alberga la ciudad. Pero lo mejor de todo, son las casas con sus hermosos tonos que te harán parar a tomar fotos cada 15 minutos.

 

Plaza de la Independencia. Punto de reunión de sus habitantes, que después de asistir a misa en la Catedral, pasean y comparten tiempo con sus familias. La plaza está rodeada de hermosos edificios coloniales sedes culturales y administrativos. En esta misma plaza puedes tomar el tranvía para recorrer lo más relevante de la ciudad.

Ex-templo de San José. Aunque este sea el nuevo recinto para comprar artesanías, el verdadero tesoro se encuentra en su fachada. Fue construido por los jesuitas que a un costado pusieron un instituto de enseñanza superior, el actual Instituto Campechano. Lo que enamora del templo es que su fachada está decorada con piezas de talavera, un verdadero deleite visual.

Fuerte de San José y de San Miguel. El Fuerte de San Miguel se encuentra al norte de San Francisco de Campeche, tiene una imponente vista al mar y alberga el Museo Arqueológico de Campeche junto con vestigios mayas. En cambio, el Fuerte de San José se encuentra al sur de la ciudad, con detalles en amarillo que no lo dejan pasar desapercibido. La entrada a cada uno de los fuertes es de $15 pesos, y los domingos gratis.

Jardín Botánico. Como lo mencioné arriba, San Francisco de Campeche contaba con 8 baluartes y uno de ellos se convirtió en un Jardín Botánico. Aquí podrás apreciar la flora del estado, incluyendo plantas totalmente exóticas y hermosas. La entrada es gratis para mexicano y los extranjeros $15 pesos.

El malecón. Aunque aquí no podrás encontrar una playa en la cual sambullirte, el malecón es el espacio perfecto para admirar la puesta del sol y después dar un largo paseo nocturno y disfrutar de la brisa del mar. Durante el recorrido te encontrarás con varias tentaciones una de ellas será el puesto de marquesitas.

Palacio de Gobierno. Se construyó en 1963 y aunque no creo que puedas entrar y pasear por sus instalaciones, te recomiendo pasar por ahí y admirar el mural que tiene en su exterior. ¿Sabías que, a mediados del siglo XIX, se le conocía como Palacio de Gobierno a la agrupación de la Aduana Marítima, al Palacio Municipal y al Palacio de Gobierno? A un lado se encuentra el Congreso, un peculiar edificio en forma de ovni (aún no logro encontrar por qué), que seguro te divertirá un rato.

Baluarte San Francisco. Este baluarte está pegado a la Puerta de Tierra, así que cuando la visites no podrás evitar subir. Tiene un costo de $15 pesos y en su interior puedes ver un mini museo sobre piratas, antes de subir por su muralla y admirar la ciudad. Aunque la vista no es lo mejor, es divertido caminar rodeando el centro histórico y descubriendo los futuros lugares por visitar que ofrece la ciudad.

DÓNDE COMER

Marganzo. Uno de los lugares más tradicionales de la ciudad  y, puedo decir que le hace honor a la cantidad de buenas reseñas que tiene. Un must del lugar es el pan de cazón y la tostada de pulpo con recabo negro. Precio: $250 por persona.

Chocol – Ha. Una cafetería enfocada en el chocolate. El lugar es una antigua casa, así que en cuanto entras te sientes acogido y no quieres salir de sus patios interiores. Por supuesto su especialidad son las bebidas de chocolate, que puedes acompañar con un emparedado o un pan dulce. Precio: $200 por persona.

Creadora y Editora del blog Petite Touriste. A través de las palabras y la imagen busco recrear las sensaciones de cada uno de mis viajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *