Qué hacer en la ciudad de Tlaxcala

Qué hacer en la ciudad de Tlaxcala

Antes de ir a la conquista de La Malinche, hicimos una pequeña escala en la ciudad de Tlaxcala. Sin saber bien qué hacer en Tlaxcala y sin saber bien qué esperar, en menos de 24 horas logramos recorrer casi toda la ciudad y llevarnos una imagen de ella mucho mejor de lo que me esperaba.

Ya sea que pases algunas horas o todo un fin de semana, este artículo te ayudará a definir qué hacer en Tlaxcala durante tu visita.

El Palacio de Gobierno. Más que su arquitectura, lo interesante aquí son los murales que tapizan su interior. En cada uno de ellos, Desiderio Hernández -artista tlaxcalteca, decidió plasmar la historia de Tlaxcala desde antes de la llegada de Hernán Cortés. Para entender cada uno de los murales, te sugiero pedir la ayuda de algún guía local. La explicación dura aproximadamente una hora.

Plaza de toros. Aunque no soy fan de la tradición taurina, siempre me divierte colocarme al centro de la plaza y ver todo a mi alrededor, después, sentarme en alguna de las gradas mientras alguno de mis amigos hace el ridículo en el centro. Se dice que esta es de las plazas de toro más bellas del país.

Plaza de toros

La Escalinata de los Héroes. Sus 244 peldaños no solo servirán como ejercicio, durante tu recorrido podrás admirar una cascada y los bustos de héroes de la independencia hasta llegar a el más popular mirador de la ciudad.

Museo Regional de Tlaxcala. Está ubicado en un antiguo convento franciscano del siglo XVI. Este espacio ha sido cuartel, cárcel y vencindad hasta que el INAH se apropió de él y lo restauró. Podrás encontrar información sobre Tlaxcala desde la época prehispánica hasta la Revolución Mexicana, además de entender la importancia del estado a lo largo de los años.

Museo Regional de Tlaxcala

Parroquia de San José. Su fachada es barroca pero en la cimentación encontrarás ladrillos y azulejos también, por haber perdido parte en un terremoto.

Parroquia San Jose

Pulques Tía Yola. El pulque es una de las bebidas tradicionales del país, si bien no a todos les gusta vale la pena probarla; y en este lugar es toda una experiencia aprender y degustar el pulque. De igual forma, este restaurante ofrece una tradicional cocina mexicana que te hace sentir en familia.

El Santuario de la Virgen de Ocotlán. A un kilómetro de la ciudad de Tlaxcala se localiza este conjunto arquitectónico. Se dice que en el año 1541 se apareció una virgen para ayudar a la población de Ocotlán que vivía una terrible epidemia. Este espacio es sin duda el barroco andando.

Sin duda Tlaxcala es el plan ideal para los que andan en la zona y quieran salir de fin de semana. Si decides prolongar tu estadía en Tlaxcala y conocer lugares aledaños, te recomiendo hospedarte en la Hacienda de Santa Bárbara -bueno, bonito y barato.

 

Creadora y Editora del blog Petite Touriste. A través de las palabras y la imagen busco recrear las sensaciones de cada uno de mis viajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *