Ruta por el tacón de Italia

Ruta por el tacón de Italia

Escoger una ruta para visitar Italia no es tarea fácil, pero para ayudarte a tomar esta gran decisión, te tengo una ruta ideal por Salento. Esta ruta se puede ajustar en función de tus días y es una mezcla entre días de playa y tardes de historia. Al ser una ruta no taaan conocida, la cantidad de turistas es menor (si evitan ir en Agosto).

Empecemos por visualizar Italia en un mapa, ¿lo ves? Perfecto, ahora encuentra el tacón… esa región se llama Puglia o Apulia y al sur de Puglia se encuentra tu siguiente destino. Del lado derecho encontrarás el Mar Adriático con sus tonos turquesa y un paisaje rocoso, mientras que del lado izquierdo se encuentra el Mar Jónico con paisajes de impacto. ¡Bienvenido a la ruta ideal con todo lo que tienes que hacer en Salento!

LECCE: es la capital de Salento y es conocida como la Florencia del sur por sus edificaciones romanas y renacentistas. Lo ideal es empezar por aquí ya que está muy bien conectada con el resto de la región. Los imperdibles en este lugar son el Anfiteatro Romano, que data del siglo 1 a.c. en la Piazza Sant’Oronzo. Se dice que este anfiteatro se descubrió cuando estaban haciendo los preparativos para construir un edificio en su lugar. Por el momento solo se puede admirar desde afuera, pero si tienes suerte puede que organicen un evento y consigas entrar. Otro atractivo importante, son las tres gigantes puertas que daban acceso a la ciudad romana, las tres son impresionantes pero la Porta Napoli tiene un encanto especial.

GALLIPOLI: Después de pasar un día en Lecce, es hora de seguir la ruta hacia la costa oeste. El mayor atractivo de Gallipoli es la ciudad vieja, una isla unida con el resto de la ciudad gracias a un puente. Fue conquistada por el Imperio Romano en el siglo III a.c. y desde ahí fue un importante puerto comercial. Aunque es pequeña, vale la pena dedicarle una o dos tardes. Enamorarte de sus atardeceres mientras recorres la muralla, entrar al castillo y conocer un poco más de su historia, perderte entre sus calles hasta encontrar la Biblioteca Comunale, antigua iglesia convertida en centro de estudio. Además es un buen punto para hacer base ya que cuenta con una gran cantidad de bares y restaurantes; nosotros nos hospedamos en un B&B llamado Palazzo Zaccheo en el centro de la ciudad vieja. No olvides probar la seppia alla galipolina y los erizos, que son su especialidad.

PESCOLUSE: También conocida como las Maldivas. Definitivo las playas más bonitas de la zona se encuentran en la costa que va de Gallipoli a Leuca, como es el caso de Pescoluse. Aquí el agua es transparente y con los rayos del sol adquiere tonalidades turquesa; tus pies reciben un cálido masaje al tocar la arena de coral triturado. No por nada este lugar se ha ganado su fama y lo comparan con las Maldivas. Te recomiendo que te instales un poco antes o un poco después de este lugar, para evitar el atiborro de gente y los precios excesivamente altos.

LEUCA: Aunque la ciudad no es de las más bonitas, este es el punto en donde se juntan los dos mares y donde hay mezcla siempre hay belleza, así que no te lo puedes perder. Si decides pasar más de un par de horas, aprovecha para subirte a un bote y visitar sus diversas cuevas marítimas. Ten cuidado con la temporada en la que decidas visitarlas, ya que las corrientes de agua pueden ser más frías de lo que te imaginas.

CASTRO MARINA: Los días de playa son mis favoritos y este sitio fue perfecto para tomar el sol y olvidarse de todo durante todo el día. Aquí también el mar adquiere divinas tonalidades de azul gracias a la profundidad del agua, se mezclan con el paisaje rocoso de la zona y las verdes colinas que te rodean. La zona cuenta con numerosas cuevas que son perfectas para los amantes del buceo o del esnórquel.

OTRANTO: Ahora es el turno del Mar Adriático, en un lugar donde la historia y playa se entremezclan. Comencemos por el recorrido histórico, no puedes perderte el Castillo aragonés, imponente con sus torres y cañones, es un buen punto de partida así como su Catedral. A mitad del día, es hora de dirigirse al puerto para refrescarse un poco. Lleva tu traje de baño, te apuesto lo que quieras que vas a querer darte un chapuzón.

OSTUNI: ¡Sin duda mi lugar favorito! Ostuni también es conocida como la “ciudad blanca” y no es para menos, todas sus casas están pintadas de blanco para que los colores de sus flores contrasten y te enamoren. Para visitar este lugar, tienes que estar dispuesto a perderte por horas mientras caminas sin rumbo por el sinfín de calles que tiene la ciudad. Esta última parada es opcional ya que se sale un poco de la región de Salento, pero lo agregué porque vale la pena el desvío.

Por último, cada que puedas compra tarallis, una botana salada hecha de harina de trigo, perfecta para esos momentos de hambre en el coche. ¿Te animas a visitar Salento? Si quieres conocer más lugares de Italia, te invito a leer los artículos anteriores.

 

Creadora y Editora del blog Petite Touriste. A través de las palabras y la imagen busco recrear las sensaciones de cada uno de mis viajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *