10 Cosas que hacer en Puebla, México

10 Cosas que hacer en Puebla, México

La Heróica Puebla de Zaragoza, a un par de horas de la Ciudad de México, compite con la capital del país por el cariño y tiempo de los turistas. Tiene con qué ganar: sus calles son empedradas con edificios coloniales cuya fachada está adornada de talavera, además de los más de 200 templos por toda la ciudad. Por si esto fuera poco, la ciudad está rodeada de dos volcanes, el Iztaccihuatl y el Popocatepetl, así como una montaña, la majestuosa Malinche.

Pero antes de decirte que hacer en Puebla, empecemos con un poco de historia. Puebla de los Ángeles fue fundada en 1531 por los españoles, mientras que los frailes franciscanos fueron los encargados de diseñar la ciudad. La ciudad tenía como objetivo ser hogar de los migrantes españoles, es por eso que se convirtió en la segunda ciudad más importante de la Nueva España.

Desde sus orígenes, Puebla siempre fue una ciudad importante, aquí se vivió la famosa batalla del 05 de Mayo contra los franceses; durante el Porfiriato, se convirtió en un importante centro comercial gracias a la industria textil, lo que permitió ser sede de estudio y espacios de esparcimiento. A través de su arquitectura podrás observar la influencia francesa y la influencia alemana presente sobretodo en la industria automotriz.

Bueno, ya que conoces un poco su contexto histórico, platiquemos sobre que hacer en Puebla.

Centro Histórico

Por todas sus calles encontrarás edificios que merecen algunos minutos de admiración. Empieza tu recorrido por la Catedral, cuyas torres que alcanzan los 73 metros de altura (tienen recorridos guiados por su interior, acércate a la entrada para averiguar los horarios del día). Después quédate en una banca de la plazuela y ve el ir y venir de los poblanos. Continúa el recorrido hasta llegar a la Casa de los Muñecos, un ejemplar perfecto de la arquitectura barroca, junto con la Casa del Alfeñique. Por último, visita el Convento de Santa Rosa, donde se dice que en su cocina, vestida de azulejos azules y blancos, se creo el famoso mole poblano.

centro puebla

Biblioteca Palafoxiana

Entrar a esta biblioteca es entrar a otro mundo, un mundo lleno de conocimiento, literatura y antigüedad. Es considerada la primera biblioteca pública en América, gracias al obispo Palafox y Mendoza que donó su colección personal con más de cinco mil volúmenes. Entrada: $25 y está abierta al público de martes a domingo.

Museo Amparo

Este museo se aloja en un edificio virreinal y en sus tres pisos hay una mezcla de exposiciones de arte prehispánico, virreinal y contemporáneo que valen la pena recorrer. No se dejen engañar, el museo es más grande de lo que se imaginan y de una sala a otra podrán descubrir sus patios internos. Lo que sin duda se lleva las palmas, es la terraza, donde disfrutar de un café mientras admiras la ciudad se puede convertir en tu actividad favorita. Entrada: $35, sus horarios son variados así que te recomiendo entrar a su página web.

Museo Amparo

Calle de los dulces

¿Listo para un mini postre? Esta calle también es conocida como la calle Santa Clara y es perfecta para darse un pequeño break. Los dulces típicos de la región son los camotes, las tortitas Santa Clara y los muéganos. Si no conoces ninguno, te recomiendo entrar a cualquier local y pedir una sola pieza, ya si te gusta puedes comprar para llevar a casa.

Callejón de los Sapos

El mejor día para visitarlo es el domingo, además de las tiendas de antigüedades encontrarás muebles y variedad de artesanía. No tengo un lugar en específico por recomendar, pero la caminata y la variedad de objetos extraños que encuentras a tu paso vale la pena.

Las Poblanitas

Comer en un mercado siempre es una experiencia, comer en Las Poblanitas una típica cemita lo es aún más. Debes esperar paciente a que te asignen una mesa o  si tienes prisa comer parado, cuando por fin te sientas te toman la orden al segundo así que más vale que ya sepas que pedir. El menú es sencillo solo hay tres tipos de cemitas y refreso, algunos citadinos piden  de entrada unas verduras en escabeche que pican brutal. ¡Bon appétit y no olvides ponerle a tu cemita unas hojas de pápalo!

Cemitas

Museo Barroco

No soy fan del barroco, pero este museo es hermoso así que debes conocerlo. El MIB fue diseñado por el arquitecto japonés Toyo Ito y en él se muestra la vinculación de México, sobretodo Puebla con este estilo en las artes, la música y la literatura. Entrada: $80 y abre de martes a domingo.

Prueba un chile en nogada

¡El platillo típico de la región! Si visitas la capital poblana de Junio a Septiembre no te puedes ir sin probar al menos uno de sus mejores chiles en nogada. Para los que no lo conozcan, el chile en nogada es un chile verde relleno de carne y fruta seca, bañado en una salsa de nuez y decorado con granada (en su versión simple) pero cada lugar le agrega su toque y sazón especial. Se dice que el chile en nogada fue creado para simbolizar los colores de la bandera mexicana y aunque su historia tiene varias versiones, la más conocida es que las Monjas Agustinas, del Convento de Santa Mónica en Puebla, inventaron este platillo para celebrar el santo del entonces emperador Agustín de Iturbide.

Parque Lineal

Desde que llegas a la ciudad este parque lineal que recorre todo lo alto de la ciudad de Puebla, llama tu atención. El recorrido es de 4.5 kilómetros y conecta cuatro atractivos principales de la ciudad. ¿La mejor opción? Recorrerlo en bici.

Barrio de Xanenetla

Aunque este recorrido muy pocas personas lo recomiendan como actividad que hacer en Puebla, sin duda fue mi favorita, por mostrar como una intervención artística puede generar un impacto positivo en un barrio. En este barrio, en la época colonial,  se asentaron los indios traídos a la ciudad, alfareros y ladrilleros que ayudaban a la construcción de la misma. Desde siempre fue un barrio marginado y ha sido escenario de mucha violencia, algo que el Colectivo Tomate buscó cambiar. Con pláticas y talleres donde los vecinos tomaron el rol principal, poco a poco se fueron limpiando las calles empedradas y los muros de las casas fueron adquiriendo color con murales que relatan la historia, la lucha y la esperanza de los habitantes del barrio.

murales puebla

Dos o tres días son el tiempo suficiente que necesitas para recorrer lo básico de la ciudad. Espero este artículo te ayude a definir que hacer en Puebla en tu próxima visita. No olvides tomar el tiempo necesario para recorrer sus calles sin mucha planeación y descubrir por qué fue nombrada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Si te quedas más días en el lugar, puedes aprovechar para darte una vuelta a la Laguna de Alchichica, una laguna con hermosos tonos turquesas. ¿Qué otra actividad recomiendan hacer en Puebla?

Creadora y Editora del blog Petite Touriste. A través de las palabras y la imagen busco recrear las sensaciones de cada uno de mis viajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *