24 Horas en Mérida, Yucatán

24 Horas en Mérida, Yucatán

Mérida es una ciudad que me sorprendió de la mejor forma. Tenía la errónea idea de que era únicamente una ciudad-puente para  visitar otros atractivos del Estado. Pero es justamente esta ubicación privilegiada, su clima tropical y el hecho de ser una de las ciudades más seguras del país, que tanto mexicanos como extranjeros han decidido mudarse para allá.

Con esta nueva ola de habitantes cosmopolitas, la ciudad toma un nuevo aire. En donde las calles se mantienen limpias, las nuevas propuestas de diseño y gastronomía se abren paso día con día, pero sobretodo, los edificios históricos abren sus puertas al público con espacios dedicados al arte.

Desafortunadamente nos dimos cuenta de esto demasiado tarde y recorrimos por muy pocas horas la ciudad. Pero fueron suficientes para enamorarnos y convencernos de regresar muy pronto. Así que mientras logramos organizar ese segundo viaje, les dejo algunos imperdibles de la ciudad que les permitirá enamorarse tanto como yo.

1.- Toma un walking tour: Si es tu primera vez en la ciudad, te recomiendo tomar un tour que te explique un poco sobre la historia del lugar y lo que no te puedes perder en Mérida. Yo tomé uno llamado Pink Cactus Tour, a cargo de Sofia y Emilio. El tour es gratis y si te gusta, puedes dejar la propina de tu agrado (un concepto que entró hace un par de años en México y que me encanta). Junto con ellos, recorrimos varias calles de Mérida, admiramos sus principales edificios y encontramos detalles nuevos en cada esquina. ¿Lo mejor? Puedes tomarlo en español, inglés y seguro hasta en francés. ¡Mega recomendado! Visita su página web para más información.

2.- Entra al Palacio de Gobierno: Ubicado en la plaza principal, este edificio color pistache fue construido en 1878. Más allá de su ecléctica fachada, en su interior se encuentran diversos murales que narran la historia de Yucatán. Una buena forma de complementar lo aprendido en el tour.

3.- Admira la Catedral de San Ildefonso: Se considera que es la más antigua de América, después de la levantada en la isla de Santo Domingo. Como ocurrió con la mayoría de las catedrales en México, ésta está hecha con piedras de ruinas mayas, que dan forma a un estilo morisco y renacentista.

4.- Recorre Paseo Montejo: La avenida más bella e importante de Mérida. Se construyó en el siglo XIX pero no fue hasta inicios del siglo XX que se concluyó. Este proyecto fue realizado por los ricos hacendados de ese entonces, que vieron crecer su fortuna con el boom del oro verde, mejor conocido como hénequen. Querían una calle donde colocar sus magníficas casas, y varias de ellas han permanecido casi intactas con el pasar de los años.

5.- Visita el Mercado: Si bien este mercado es similar a la mayoría, lo que vale la pena es la cantidad de frutas y verduras exóticas que encontrarás como el saramuyo o la guaya. Algunos vendedores son mega accesibles y te explican todo, pero otros son más cohibidos y prefieres no hacer tantas preguntas para no incomodarlos. La verdad es que ya olvidé la mitad de las cosas que probé, pero fue sin duda una buena experiencia para adentrarme más en la cultura.

6.- Come en Chaya Maya: ¡El mejor lugar para probar la comida típica de Yucatán! Siempre hay algo de fila para entrar pero como es bastante grande, avanza rápido. Cuando vayas prueba la sopa de lima (estoy frustrada por no encontrar una tan buena en la Ciudad de México), los tacos de cochinita pibil y el agua de chaya con limón. El gasto promedio es de $150 pesos por persona. Dirección: Calle 55 #510.

7.- Baila en La Negrita: ¿Quién dijo que las cantinas habían pasado de moda? Ya sea que viajes solo o con amigos, este lugar es ideal para pasar el rato con una cheve en mano mientras demuestras tus mejores pasos de baile. Dirección: Calle 62 #415.

Si vas más días, recuerda visitar Izamal, Celestún y Aké, una típica hacienda henequera que sigue en actividad, y que se encuentran bastante cerca de Mérida. ¿Qué otros lugares o actividades me recomiendan para mi siguiente visita?

Creadora y Editora del blog Petite Touriste. A través de las palabras y la imagen busco recrear las sensaciones de cada uno de mis viajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *