Antigua, la tercera capital de Guatemala

Antigua, la tercera capital de Guatemala

En 1524, Don Pedro de Alvarado y su ejército recorrían el Nuevo Mundo en busca de tesoros, es así como llegaron a una hermosa ciudad maya que decidieron bautizar como Santiago de los Caballeros. Esta ciudad sería la capital del Reino de Guatemala, lo que hoy conocemos como Guatemala, Belice, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica y Chiapas en México. Sin embargo, la paz no reino por mucho tiempo y las rebeliones empezaron; por lo que se movió la capital a un valle cercano que ahora se le conoce como Ciudad Vieja. Tres años después, la madre naturaleza tenía otro plan para ellos… Un deslizamiento de tierra proveniente del Volcán de Agua los obligó a buscar un segundo valle donde instalarse, siempre respetando el nombre de Santiago de los Caballeros.

Durante 200 años, la capital se lleno de riquezas siendo sede de la corona española en la región, convirtiéndose en la ciudad  más importante de América Central. Con el poder, llega la Iglesia que decoró la ciudad con más de 50 iglesias de fachadas renacentistas y arquitectura barroca. Sin embargo, la ubicación de este nuevo valle es un imán de terremotos al estar rodeado de volcanes: el volcán de Agua,  de Fuego y Acatenango. Terremoto tras terremoto, se fue debilitando la ciudad y en 1773, el terremoto Santa Marta junto con la destrucción de miles de edificios, determinaron el nuevo traslado de la capital. El gobierno se mueve a lo que hoy conocemos como Ciudad de Guatemala y Santiago de los Caballeros recibe el nombre de Antigua Guatemala.

El traslado de la capital no solo involucraba un cambio de vida en sus habitantes que se resistían, sino una pérdida en la economía poniendo fin a la era de riquezas. Es por eso que, mientras caminan por la ciudad, encontrarán restos de iglesias y conventos que nunca fueron restaurados por falta de dinero, lo que complementa el paisaje histórico y a la vez nostálgico que vive la ciudad.

QUÉ VISITAR

Cerro de la Cruz: Esta debe ser sin duda la primera parada de su recorrido. Acceder a este lugar, les tomará unos 25-30 minutos a pie, con un poco de subida. En frente tienen el volcán de Agua y a sus pies la ciudad, dividida perfectamente como un tablero de ajedrez.

Parroquia y Parque Central: el Parque Central es el lugar predilecto de los locales para reunirse y disfrutar de los amigos y la familia. Podrán admirar el Palacio del Ayuntamiento y la Catedral de Santiago. A esta última les recomiendo entrar y ver los restos del convento, en donde se ve claramente la mezcla colonial con la cultura maya.

Mercado de artesanías: Si quieren comprar algunos recuerdos, este es el lugar ideal para conocer y entender un poco la artesanía guatemalteca. La verdad es que el mercado está limpio y ordenado lo que permite dar un paseo con tranquilidad.

Iglesia La Merced: De colorida fachada barroca, que sobresale por la cantidad de detalles como flores, hojas y fruta. Finalizada en 1583, y de arquitectura impresionante por sobrevivir a todos los temblores, sin embargo, no tuvo la misma suerte su convento. Por 15 quetzales, podrán recorrerlo y ver su hermosa fuente en el centro, así como recorrer algunos pasillos y arcos.

Convento de Capuchinas: El último convento femenino fundado en Santiago de los Caballeros, y el único que permitía el acceso a mujeres de bajos recursos. En él, las monjas renunciaban a todos los privilegios y se dedicaban a rezar y a recibir penitencias del prójimo. Actualmente es un museo y la entrada cuesta 40 quetzales.

Museo del Jade: Guatemala es conocida por sus minas jade. Si quieren entender el trabajo que lleva extraer esta piedra, definitivo deben entrar y verlo por ustedes mismos. Al final del recorrido hay una tienda con toda clase de joyería hecha con este mineral, los precios son algo elevados pero les entregan un certificado de autenticidad.

Dulcería Doña María Gordillo: ¡La mejor dulcería de la ciudad! Aquí encontrarán todos los dulces típicos de la región, así que vayan con hambre para comprar una mini caja con más de 10 variedades (los de leche condensada son lo máximo). Lo único malo es que casi siempre está lleno así que demoran en atender, pero mientras esperan pueden tratar de averiguar porque el local está decorado con búhos.

DÓNDE COMER

Toko Baru: La opción más barata y deliciosa que encontramos. Su especialidad es comida india y está deliciosa; no por nada este pequeño local se llena por la tarde de locales y extranjeros. Para dos personas gastarán entre 80 y 100 quetzales. Dónde: 1 Avenida Sur #17.

Unión: Esta pequeña cafetería es una buena opción para desayunar. Sus platos principales son smoothies a base de superfoods que les garantizan mucha energía durante el día, así como jugos y panqués.  En promedio, para dos personas gastan 150 quetzales. Dónde: 6 Calle Oriente #10

7 Caldos: Porque comer comida guatemalteca es parte del viaje, no se pierdan este lugar. Tiene una coqueta terraza para disfrutar del atardecer, mientras prueban algún platillo típico. Mi favorito son las Hilachas: carne de res deshebrada en un estofado, junto con tortillas recién hechas. Dónde: 3 Calle Oriente #20.

Nosotros estuvimos 2 días en esta hermosa ciudad y debo decir que no fue suficiente, creo que tiene muchos rincones escondidos que vale la pena descubrir mientras te pierdes entre sus calles, además de tiendas de diseño que vale la pena conocer.

Creadora y Editora del blog Petite Touriste. A través de las palabras y la imagen busco recrear las sensaciones de cada uno de mis viajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *