Postales de Cartagena

Postales de Cartagena

Dicen que de la vista nace el amor, y sin duda Cartagena hace honor a este dicho al ser la ciudad más bella de Colombia. Destino favorito de muchos para celebrar una boda y escenario de inspiración para varias novelas de Gabriel García Marquéz. Ir a Cartagena, Colombia es darse un deleite visual.

La historia de Cartagena de Indias comienza en 1533 cuando se convierte en un importante puerto español, por su ubicación privilegiada en el mar del Caribe. Su antiguo casco histórico, lleno de edificaciones coloniales y colores vibrantes, se mantuvo gracias a las grandes murallas que lo rodean, por lo que la UNESCO lo declara Patrimonio Mundial. Una vez estando en Cartagena puede ser tentador huir a sus hermosas playas, pero te recomiendo que te tomes por lo menos un par de días para recorrerla y enamorarte de cada uno de sus rincones.

El plan inicial era compartirles un sin fin de consejos y lugares que visitar, pero al hacer un recuento de mis días, me di cuenta que la gran parte de ellos me la pase vagando sin mucho rumbo, tratando de no derretirme bajo los más de 30 grados que hacía. Eso de llenarlos con tips de viaje medio inventados no es lo mío, así que decidí mejor compartirles mis recuerdos o  como me gusta llamarles “postales de la ciudad”, para que entiendan porque muchos no quieren irse una vez que llegan.

 A cualquier hora, con la luz correcta, Cartagena te conquista.

Prepárate para tener una nueva colección de fotos en puertas coloridas. Puedes jugar con tu vestimenta y combinar o contrastar con cada muro.

Platica con su gente. Siempre tienen una sonrisa, te dan buenas recomendaciones y si tienes curiosidad te platican su historia y herencia africana.

El arte urbano está presente como una forma de expresión para los jóvenes y el barrio Getsemaní es el mejor barrio para apreciarlo. Getsemaní se encuentra a las afueras del casco histórico (5 minutos caminando), es sinónimo de constante lucha y resistencia desde la era de los españoles. A veces olvidado por el gobierno, pero como en toda ciudad, la gentrificación lo hizo salir de la violencia y la inseguridad. Ahora es un barrio lleno de arte, con gran oferta gastronómica pero también un barrio que lucha por mantenerse real, en donde sus habitantes se sientan en la puerta de su casa y comparten un trago con sus amigos.

¡Qué sería de tu visita sin probar la comida!  Mis dos lugares favoritos: La Cocina de Cartagena y La Cocina de Pepina.

 

Si ya estás listo para ir a Cartagena, Colombia te recomiendo leer mi guía con tips para organizar tu viaje por todo el país. 

Creadora y Editora del blog Petite Touriste. A través de las palabras y la imagen busco recrear las sensaciones de cada uno de mis viajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *