Laguna de Alchichica: un pedacito de la Riviera Maya

Laguna de Alchichica: un pedacito de la Riviera Maya

Había una vez, una laguna de aguas cristalinas en la cual habita una sirena de cabellos largos plateados, que sale en las noches de luna llena y con su melodioso canto atrae a los hombres, que enloquecen de amor y la siguen a las profundidades de la laguna hasta perder la vida. Esa y más son las historias que se escuchan sobre la Laguna de Alchichica, un hermoso lugar ubicado en el estado de Puebla, México.

La laguna de Alchichica es de esos tesoros inimaginables que tiene la República Mexicana y que pude visitar el pasado fin de semana. Ubicada a una hora y media de la ciudad de Puebla, casi llegando al estado de Veracruz, Alchichica se puede ver desde la carretera. Aunque desde la carretera no se vea tan bella, dénle una oportunidad y bajen.

Tal como lo imaginábamos en un principio, aguas cristalinas como si estuviéramos en alguna playa del Caribe, con tonos que van desde azul esmeralda hasta casi negro, dependiendo del lugar y de la posición del sol. Antiguamente se pensaba que esta laguna estaba conectada al mar por la salinidad que tiene, pero debido a su altitud, esto es imposible. Esta misma salinidad permite que al borde de la laguna, sobresalgan formaciones rocosas blancas, que parecen corales. Me faltan palabras para describir ese lugar, es tan exótico y fuera de lo común que me encantó.

Si tienen la oportunidad, les recomiendo visitar este mágico lugar ya que aguas tan hermosas no se encuentran en esa zona de la República. Simplemente disfruten del paisaje, la compañía y del día, alejados del ajetreo diario. Eso sí, cuando vayan lleven zapatos cerrados porque el lugar está lleno de nopales y cactáceas, y  no está nada divertido espinarse.

P.D: Si llega una niña y les empieza a contar todas las leyendas de la laguna escúchenla, algunas están muy divertidas. Cuando termine, les recomiendo que le compren un paquete de galletas de piloncillo, están deliciosas y serán su salvación en el camino porque no hay muchos lugares donde parar a comer.

Creadora y Editora del blog Petite Touriste. A través de las palabras y la imagen busco recrear las sensaciones de cada uno de mis viajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *