Guía para ir a El Tayrona, Colombia

Guía para ir a El Tayrona, Colombia

Tayrona, Tayrona… cuando me acuerdo, mejor me río porque este destino fue uno de los mejores y peores durante mis días en Colombia. Desde que estaba planeando el viaje fue una tortura por el estrés que me causaba el no encontrar suficiente información ni encontrar un hospedaje que me convenciera. Para que no te pase lo que a mí, escribí esta mini guía para ir a El Tayrona que además de darte un itinerario no tan común,  te hará reír un rato. 

LO QUE TIENES QUE SABER

El Parque Nacional del Tayrona es uno de los parques más importantes de Colombia, se encuentra a 34km de la ciudad de Santa Marta. La majestuosidad de este parque se debe a la fusión del mar del Caribe con unas montañas que recuerdan al Amazonas. Mientras disfrutas de un buen baño, puedes contemplar estas montañas, pero antes de acceder a estas aguas caribeñas, debes atravesar la selva. 

La entrada al parque cuesta 54 000 COPS para extranjeros y  25 000 COPS para colombianos y residentes del país, es válida durante todo el tiempo que estés en el parque, ya sea una semana o un par de horas. Si por alguna razón sales y quieres volver a entrar, debes pagar de nuevo. El horario de entrada y salida es de 8:00am a 5:00pm. El parque se divide en diferentes playas, así que antes de aventurarte te recomiendo tener ya una ruta trazada porque las distancias son engañosas. Si quieres quedarte a dormir, también reserva con antelación ya que hay pocos lugares disponibles -para acampar o dormir en una cabaña.

ITINERARIO

Existe mucha y poca información sobre este parque. Los artículos hablan principalmente de su belleza, principales atractivos y ruta tradicional. Pero sabíamos que existía otro camino, un poco más aventurero y no tan fácil de encontrar; nada que no se pudiera resolver con más horas de planeación y preguntas a los habitantes de la zona.

  1. A un lado del Mercado Público de Santa Marta, salen los camiones hacia Tayrona. La entrada principal se llama el Zaino y está a una hora, si quieres hacer la ruta tradicional aquí es donde debes bajar. Tip extra: puedes comprar los boletos por internet y ahorrar tiempo. Sin embargo, si quieres probar nuestra ruta, deberás bajarte en Calabazo, son 45 min de ruta y cuesta 6 000 COPS por persona. Te recomiendo que le preguntes seguido al conductor si ya llegaron, al no ser una parada muy frecuente, no siempre suelen avisar cuando estás ahí. Ojo, para esta entrada, no hay venta por internet, deberás pagar directamente ahí en efectivo.
  2. Una vez que cruzas la entrada, debes seguir la señalización hacia Playa Brava, son entre 3 y 4 horas de camino. Aunque hay bastante vegetación y el sol no entra mucho, el clima es húmedo por lo que puedes cansarte rápidamente.
  3. El hotel Playa Brava Teyumakke es donde pasarás las siguientes dos noches. La cabaña cuesta alrededor de 55 USD la noche e incluye el desayuno, también rentan hamacas por 15 USD. Si decides almorzar o cenar aquí, considera que cada comida cuesta aproximadamente 11 USD y la cerveza 1 USD.
  4. Con pilas y provisiones recargadas, puedes seguir tu camino para conocer el resto del parque. Dirección: Boca del Saco. Esta playa está desierta porque es conocida por ser nudista, así que no muchos se atreven a ir. Aunque si te encuentras uno que otro sin prendas, la playa es tan larga que ni lo notas. ¡Es una de las playas más bellas del parque así que vale la pena pasar por lo menos medio día aquí!
  5. Dirígete a Cabo San Juan del Guía. Es la principal atracción del parque porque el mar es como una piscina y por tener un mirador que te permite vislumbrar mejor la zona. Si quieres puedes comer algo en el restaurante, aunque la comida no es nada especial. Tip: Aquí existe una opción para acampar si quieres quedarte un día más, aunque hay demasiada gente.
  6. Pasa por Playa Arrecifes. ¡Chulada de playa! Poca gente e ideal para nadar, cuenta con una zona de camping y un hotel llamado Finca El Paraíso.
  7. Por último, dirígete a El Zaíno para salir del parque. Es la última hora y media de caminata desde Playa Arrecifes. Una vez que llegues al estacionamiento, mejor conocido como parqueadero, puedes agarrar un shuttle que te deja en la entrada por 3 000 COPS por persona.
  8. Justo donde te deja el shuttle puedes tomar un taxi o un mototaxi -sí, te subes atrás de una personita y te lleva a tu destino. El taxi cuesta 30 000 COPS y la moto 10 000 COPS por persona y son 20 minutos de trayecto hacia Tayrona Tented Lodge.
  9. Ésta es la última parada donde podrás descansar dos noches sin complicaciones. El hotel está ubicado frente al mar, cuenta con habitaciones tipo containers que buscan perderse entre el paisaje. La noche cuesta alrededor de 60 USD y todas las comidas están incluidas.
  10. Si de aquí quieres regresar a Santa Marta, puedes hacerlo en taxi por 90 000 COPS.

 

LOS EVENTOS DESAFORTUNADOS

Como dije, estos días fueron una tortura, y para que vean que no todo es color rosa en los viajes, les dejo cuatro inconvenientes que tuvimos en esta ocasión.

Evento #1 –Vacuna contra la fiebre amarilla: todo buen viajero debe tener sus vacunas en regla, sobretodo si eres de los que realiza viajes espontáneos a destinos un tanto exóticos. Para visitar Tayrona, se recomienda tener la vacuna de la fiebre amarilla, al ser un destino con importante vegetación tropical contagiarse es probable. Cuando nosotros fuimos había un rumor de que la vacuna  era obligatoria, así que no podía darme el lujo de ir sin ella y que no me dejaran entrar. Por alguna mala jugada del destino, en México estaba agotada y después de buscarla durante semanas conseguí una clínica que la vendía tres veces su precio y en menor dosis. Aunque al final nadie revisó mis papeles, vacunarme por adelantado no está de más.   

Evento # 2 – Sin baño: Despertar a las 7 de la mañana junto con el ruido de las olas, dar una larga caminata por la playa para después darte un breve baño en el mar de esta mini bahía, justo antes de ir a desayunar. Sí, así pasamos nuestros dos días en Playa Brava, el desayuno y la cena eran el momento perfecto para platicar con otros 5 viajeros que se hospedaban en una de las cabañas. Una cerveza o un coco bien frío acompañaban los largos días de sol y lectura. Pero para poder disfrutar de este contacto directo y privado con la naturaleza, tuvimos que renunciar a ciertas comodidades. Por un error en las reservaciones, Luigi y yo terminamos en una cabaña destinada a ser cuarto compartido, por suerte solo estábamos él y yo pero teníamos que ir a los baños comunes a unos cuantos metros. Los baños estaban en tan mal estado que se hacía casi imposible estar ahí. Como vomitar mientras hago del baño no es mi actividad favorita, decidí que lo mejor sería hacer pipi en algún lugar escondido de la playa. Después de un par de veces ya hasta me había acostumbrado y dominé la técnica de detener la linterna durante la noche jaja.

Evento # 3 – Caca de Caballo: El último día en Tayrona, decidimos empezarlo muy temprano para poder explorar otras playas. Llegamos a la famosa playa nudista, pasamos toda la mañana nadando y tomando el sol.

No sé bien donde estuvo el error, de camino al Zaino, terminamos en medio de la selva sin idea de cómo regresar al camino adecuado. Por suerte había una zona de camp muy cerca y los encargados del lugar nos ayudaron. Para no hacer el cuento largo, resulta que estábamos a unas 3 horas de la salida, y no podíamos salir a tiempo antes del anochecer, así que nos recomendaron ir por una ruta más corta, por donde pasan normalmente los caballos. Aunque nos advirtieron que el camino tenía más lodo de lo habitual, para nada fue lo que nos esperábamos. Tuve que quitarme las sandalias para poder caminar porque me resbalaba por todas partes, mis piernas terminaron con lodo hasta las rodillas y la desesperación se apoderaba de mi al no ver la salida. Sí, el lodo era una mezcla entre tierra, agua y excremento de caballo. Después de una hora y media de tortura y risas, salimos.

Evento #4 – Alergia a los mosquitos:Empezaba un nuevo día en nuestro nuevo hotel, y con toda la energía nos despertamos para desayunar e ir a explorar la zona. Kilómetros de playa desierta para nosotros, con el mismo paisaje jungloso que caracteriza la región, solo que esta vez con un poco más de lujos. Después de medio día de tirarse en la playa y no hacer nada más que disfrutar el sonido de las olas, me despierto por una insoportable comezón. Estaba llena de ronchas por todo el cuerpo (lo que me tranquilizó porque no era una reacción alérgica a mi spa del día anterior), tres veces su tamaño habitual. No, los repelentes mexicanos y orgánicos no son exactamente los mejores aquí.

Al final evite contagiarme de fiebre amarilla, le doy más valor a los “lujos” que tengo en casa y en la mayoría de mis viajes, salí sana y salva de la selva sin infecciones en las piernas y descubrí el mejor repelente para mosquitos tropicales. Sí a pesar de todo esto, volvería a Tayrona, así que imagina que tan maravilloso es el lugar.

QUÉ LLEVAR

  • Repelente: si vives en un país tropical, es probable que ya conozcas el mejor repelente de mosquitos, pero si no es así te recomiendo comprar uno llamado Repelex en cualquier supermercado colombiano. 
  • 2L de agua: para el primer tramo del recorrido. Aunque en algunas casas perdidas de la selva puedes encontrar, no veo la necesidad de torturarte durante el trayecto. 
  • Snack: así como el agua, necesitarás botanas para el trayecto y también durante tu estadía en el parque si no quieres comer todos los días papas fritas a un precio exagerado.
  • Botas de montaña: el lodo del camino se combate mejor con el calzado adecuado.
  • Bolsas de basura: sé un #ViajeroResponsable, tira la basura en su lugar.
  • Bloqueador y traje de baño.
  • Toallas: de preferencia las que secan rápido y de tamaño compacto, para no cargar mucho durante el recorrido.
  • Mochila impermeable: por supuesto que todo esto debe guardarse en algún lugar. 
  • Efectivo: más vale que sobre a quedarte sin comer.

EXTRAS

Si tienes un día más, puedes agregar al itinerario Pueblito, entre Cabo San Juan y Playa Brava, lo que queda de los pobladores que habitaban la zona que permitirá darte una idea de su modo de vida. Si aún te sobran días y quieres conocer más de Colombia, entonces sigue hacia La Guajira, donde el desierto y el mar se juntan. Esta última parte no la pudimos hacer pero sin duda está en mi lista para cuando regrese a Colombia. 

¿Conoces este maravilloso parque? Comparte tu experiencia en los comentarios y dime qué otro consejo agregarías.

Creadora y Editora del blog Petite Touriste. A través de las palabras y la imagen busco recrear las sensaciones de cada uno de mis viajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *