Florencia en un  día

Florencia en un día

Florencia es una de las ciudades más hermosas de Italia y definitivo mi favorita. No sólo por sus magníficos edificios de impresionante arquitectura, mas bien es la magia y encanto que envuelven a esta ciudad lo que la vuelven única. Florencia es la capital de la región Toscana, conocida como la Ciudad del Arte, por ser la cuna del renacimiento.

Empezamos nuestro recorrido en la Estación de Santa Maria Novella, donde llegó nuestro tren. La primera parada es la Iglesia San Maria Novella construida en 1480 y especial por su gran fachada de marmol. Después decidimos tomar un walking tour con Florence Free Tour, éste es gratuito y dura aproximadamente dos horas. Les recomiendo tomarlo, si quieren darse una idea general sobre la ciudad y su historia. Podrán ver lugares como Via Tornabuoni, donde están las casas de moda más prestigiosas (incluida la primera tienda Gucci), la Piazza de la Repubblica y por supuesto la Piazza del Duomo declarado Patrimonio Mundial por la Unesco.

Una vez terminado, decidimos seguir por nuestra cuenta y visitar algunos rincones que no estaban en el tour. Es así como llegamos al río Arno, donde se encuentra el Ponte Vecchio, el puente más antiguo de Europa, diseñado por el pintor y arquitecto Taddeo Gaddi. Les recomiendo llegar por Via Dei Benci y así disfrutar del paisaje. Conforme avanzas hacia Ponte Vecchio, tus ojos se irán maravillando con su belleza. Una vez que crucen, un enorme palacio los estará esperando, Palazzo Pitti. El Palacio Pitti fue construido en la segunda mitad del siglo XV, siendo hogar de diferentes duques, hasta llegar a ser una base militar. Tiene seis museos en el interior (¡imaginen su tamaño!), pero lo que realmente vale la pena son los Jardines de Bodoli. Estos jardines miden la pequeña cantidad de 45 000 metros cuadrados, y están decorados con estatuas renacentistas, fuentes y grutas. Definitivo uno de los lugares más romántico de Florencia en el cual podrán pasar horas.

Luego de varias horas recorriendo el lugar, nuestro estómago decidió entrar en huelga. Nos perdimos un poco por las calles de los alrededores hasta llegar a Trattoria Sant Agostino, su decoración nos encantó e invitó a entrar. Pidan el Pici cacio e pepe, la pasta más deliciosa que probé durante todo el viaje.

Con barriga llena y corazón contento, nos dedicamos a seguir explorando la ciudad buscando un buen gelato, aunque sin buenos resultados, hasta que partiera nuestro tren a Roma. Sin duda esta fue mi ciudad favorita y muero por regresar, porque un dia no es suficiente para descubrirla. ¡Hasta la siguiente parada!

Creadora y Editora del blog Petite Touriste. A través de las palabras y la imagen busco recrear las sensaciones de cada uno de mis viajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *