Conociendo Bogotá en 24 horas

Conociendo Bogotá en 24 horas

Hace unos días, por cuestiones de trabajo, me dirigí a la hermosa ciudad de Bogotá, Colombia. Debido a la gran cantidad de actividades diarias que tenía, el único día que pude conocer Bogotá, fue sábado por la noche y domingo en la mañana. Aunque fue muy poco tiempo, recorrí lugares realmente hermosos que les quiero compartir.

El recorrido comenzó a las 7:00 de la tarde, en el Cerro de Monserrateuno de los principales símbolos de Bogotá, tiene una altura de más 3 000 m y se encuentra en medio de la ciudad. Para poder subir existen tres maneras diferentes: por teleférico, por el funicular (un tipo de tren) y caminando. En la cima del cerro se encuentra una iglesia, el Santuario del Señor Caído de Monserrate, dos restaurantes y muchos puestos de artesanía colombiana.

Como yo fui en la noche, no pude ver los puestos de artesanía ni entrar al Santuario así que aprovechamos para cenar en un restaurante de comida francesa, llamado Casa San Isidro. ¡De las mejores comidas que he probado! Un lugar elegante y romántico que invita a enamorarse de la ciudad a nuestros pies. Si deciden ir, deberán hacer reservación primero porque hay pocas mesas y mucha demanda.

A la mañana siguiente, decidimos ir a los alrededores de Bogotá, a aproximadamente una hora y media, a una población llamada Zipaquirá. Dentro de las minas de sal de Zipaquirá, se encuentra la Catedral de Sal. Un recinto diseñado por el arquitecto Roswell Garabito Pearl y considerada la maravilla nº1 de Colombia, por su valor religioso y ambiental.

Los depósitos de sal que permitieron la formación de las minas, datan de más de 200 millones de años. La Catedral se divide en tres secciones. El viacrucis: que es el túnel de ingreso, a lo largo, se encuentran diferentes altares, cada uno simulando un episodio del camino que recorrió Jesús cargando la cruz. Después del túnel, llegamos a la Cúpula, desde ahí se ve una hermosa cruz tallada en relieve de 16 m, que se encuentra en la capilla principal de la Catedral. Por último, las diferentes estaciones de la Catedral, llenas de esculturas de sal y mármol.

Definitivo este lugar es mágico e único que vale la pena agregarlo a su lista de lugares por conocer. Existen varios paquetes para recorrer el lugar, algunos duran más que otros, podrán conocer el pueblo de Zipaquirá y hasta recorrer una mina al igual que los mineros antiguamente. Van desde $50 000 pesos colombianos, hasta $65 000.

Sé que me faltaron varios lugares y barrios por recorrer en Bogotá que espero poder visitar muy pronto!

There are 3 comments for this article
  1. Otto Farfán at 15:01

    Soy de Guatemala, fui a Bogotá el año pasado de vacaciones. Quedé enamorado de la ciudad, del clima y de la gente. Y sí, visitar la catedral de sal fue una experiencia maravillosa no pensé que me iba a impresionar tanto. Tengo que regresar a la ciudad y disfrutar más la visita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *