Cómo ser un Viajero Responsable

Cómo ser un Viajero Responsable

Ser un Viajero Responsable es un nuevo estilo de vida. Se trata de mejorar nuestros hábitos como viajeros y encontrar un balance entre las atracciones que queremos visitar y el impacto que generamos en ellas. Con acciones muy sencillas, podemos adoptar esta nueva filosofía, ayudar a  preservar los lugares que visitamos y mejorar nuestra experiencia como locales. Si no sabes por donde empezar, aquí te dejo algunas ideas:

Una vez que hayas elegido tu destino, busca alojamientos que sean sustentables, es decir, lugares que se preocupen por el medio ambiente. Pueden tener sistemas de ahorro de energía o ahorro de agua, pueden no lavar diariamente tus toallas o sábanas y en lugar de dar envases de plástico con productos de higiene personal, tienen un envase grande que rellenan cada vez que llega un nuevo huésped.

Procura que la comida que consumas esté hecha con ingredientes locales y orgánicos. Además de ayudar a la economía del lugar, estarás mejorando tu salud. Esto es válido para hoteles, hostales, casas vacacionales y restaurantes. Si en cambio eres de los que cocina en casa, entonces compra tus productos en el mercado local, los productos suelen tener mejor sabor y vivirás una experiencia mucho más real.

Cuando llegues a tu destino, intenta usar el auto lo menos posible. Existen muchas ciudades que se viven y disfrutan mejor a pie como Cartagena o Lisboa; y otras en donde la renta de bicis es totalmente normal, como es el caso de Tulum o la Ciudad de México. Si las distancias son algo largas, prueba moverte en metro o autobus, la ciudad y tu bolsillo te lo agradecerán.

Si tu presupuesto es algo reducido, una buena forma de moverte entre una ciudad y otra es compartiendo auto. Una plataforma conocida a nivel mundial es BlaBlaCar. Yo lo he usado algunas veces y sin problemas (aunque una vez me dejaron plantada alas 7pm de un domingo), disfrutas de una que otra plática y generalmente es más barato que un boleto de autobus o llevar tu propio coche. Con el reciente crecimiento de Uber a nivel mundial, una gran cantidad de autos están en las calles a un precio muy económico, si la plataforma te lo permite selecciona la opción de compartir auto.

¡Di NO a las botellas de plástico! ¿Te has dado cuenta que cuando estás en un viaje, la cantidad de botellas de agua que consumes se duplica?  Todos sabemos ya el impacto que tiene el PET en el mundo y cómo sus toxinas afectan nuestra salud… así que en lugar de contribuir al aumento de estas cifras, lleva tu propio envase. Puedes rellenarlo en algún restaurante, cafetería o en los bebederos públicos de la ciudad.

Por último, trata de disfrutar como un local, disfruta la ciudad, su comida, sus atractivos y sobre todo aprende un poco más sobre su cultura y sus tradiciones. Si vas a tomar un tour, asegúrate de que el recorrido sea original y que los operadores se preocupen por el medio ambiente. ¡Apoya y reduce tu huella turística! Sé un viajero responsable.

Creadora y Editora del blog Petite Touriste. A través de las palabras y la imagen busco recrear las sensaciones de cada uno de mis viajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *