5 Experiencias que debes vivir en Colombia

5 Experiencias que debes vivir en Colombia

Visitar un nuevo país siempre es toda una experiencia, pero algo tiene Colombia que termina por conquistar a todos, ya sea por su gente, por su comida o su constante ambiente festivo. Cada lugar visitado me dejó un grato recuerdo aunque algunas actividades fueron mejores que otras. ¿Qué hacer en Colombia durante tu próxima visita? Estas cinco actividades son imperdibles y te permitirán conocer una fase distinta del país.

1.- Mercado Bazurto – Cartagena

Mi primera impresión de Cartagena fue “es como vivir en un cuento de hadas”, pero después de unos días esa perfección se volvió un tanto abrumadora, ¿dónde estaban los habitantes de la ciudad? ¿Su movimiento y su alma? Se dice que los mercados son el corazón de toda ciudad, así que nos dimos a la tarea de recorrerlo. Antes de entrar al Mercado Bazurto te encuentras con puestos callejeros por todas partes invitándote a comer algo, vendedores en la puerta de los locales con música a todo volumen y un micrófono, sacan a relucir sus mejores talentos en ventas. No te dejes tentar por las rebajas y sigue tu camino hasta llegar al inicio del mercado. El ajetreo y el desorden dentro es igual que en cualquier otro, tal vez un poco más por ser la central de abastos más importante del país. Parar frente a cada puesto para tratar de adivinar qué es lo que venden puede ser tentador, solo procura no estorbar que se pueden molestar. Tómate el tiempo de recorrerlo de polo a polo pasando por las frutas y verduras, la carnicería, la pescadería y terminar en el área de cocina. Sí, ese pasillo con grandes ollas te da la bienvenida, los niños jugando te sonríen y te preguntan si les puedes tomar una foto; después de jugar un rato con ellos no puedes evitar poner tus ojos en la deliciosa comida. La yuca hervida es y será mi plato favorito, junto con el arroz al coco y mariscos.

En el Mercado Bazurto puedes pasar fácilmente medio día, disfruta de su música, platica con todos los vendedores que quieras, prueba cada ingrediente exótico que veas pero sobretodo enamórate de su magia. Existen varios tours que pueden llevarte, el que tomamos nosotros fue una gran decepción, por lo que recomiendo que vayan por su cuenta. Vivirán una experiencia mucho más real.

2.- Hacienda Guayabal – Ruta del café

Colombia empezó a posicionarse en el mundo gracias a su café de altura, sinónimo de café de calidad. Así que no podía desaprovechar la oportunidad para visitar una auténtica finca de café. A unas dos horas de Medellín, rumbo a Salento, se encuentra la Hacienda Guayabal. Es importante reservar antes de ir, ya que les gusta tener todo listo para recibirte como te mereces, no te preocupes mucho por los horarios ya que el personal es muy flexible. Mi primera impresión al bajar del coche fue “WOW”, estaba rodeada de un inmenso valle cuyo color verde dominada el paisaje. Después de descansar un poco y comer algo, empezó nuestro recorrido. Nos explicaron los diferentes granos de café que se pueden recolectar, rojos, amarillos y verdes; el proceso de lavado y filtrado de cada grano para concluir con una pequeña degustación. Todo mientras recorríamos gran parte de la finca. Aunque sigo sin ser una experta en café, este tour me permitió descubrir cuáles son los sabores que me gustan, valorar sus notas y el trabajo que hay detrás de cada bolsa de café tostado. Este tour te toma aproximadamente 3 horas, aunque Luigi y yo nos quedamos casi cinco horas por estar platicando mientras tomábamos una tercera taza de café. El recorrido junto con la comida  tiene un costo de 55 000 COPS por persona y si lo prefieres puedes quedarte a dormir. Para conocer más sobre la hacienda y reservar, te recomiendo visitar su sitio web.

3.- Bogotá en bicicleta

Si tienes poco tiempo para recorrer la ciudad, este tour en bicicleta es una muy buena opción. Durante cuatro horas conocerás la historia de Bogotá mientras recorres el centro histórico, admiras la fuerte influencia inglesa en las zonas trendy que contrasta con los colores y murales de las zonas “conflictivas”. Aunque siento que al tour le falta un poco más de paradas y datos históricos, permite darte una idea general de la ciudad, ciudad que muchos viajeros saltan en su itinerario. A su vez, durante el recorrido, disfrutarás de una deliciosa taza de café y de algunas frutas tropicales en el mercado. Pero ojo, Bogotá se encuentra en el centro de diversos valles, por lo que las subidas y bajadas del recorrido pueden llegar a ser una tortura para aquellos que no tienen buena condición física. El tour lo hicimos con Bogotá Bike Tours y tiene un costo de 40 000 COPS por persona y se tiene que reservar previamente para que tengan las bicicletas listas y en buen estado.

4.- Cena privada – Medellín

Si te digo que puedes tener una cena privada en casa de un colombiano, que ese colombiano será tu chef y durante toda la noche podrás platicar con él para conocer más sobre su proyecto, su familia y el país, ¿me lo creerías? Pues gracias al amigo de un amigo, dimos con José. No está anunciado en ningún lado, ni tiene un cartel afuera de su casa y para poder hacer tu reserva, un amigo tiene que recomendarte, lo que le da una onda clandestina cool a todo el plan y te hace sentir especial por tener tan buenos contactos já. Una vez que has acordado la fecha y la hora, escoges el menú y la bebida para maridar tu comida. La casona se encuentra en un clásico barrio residencial, desde que entras, el ambiente romántico y misterioso te envuelve. Al principio estaba muy nerviosa, como cada vez que visito la casa de alguien por primera vez, pero la amabilidad y las atenciones de José me hicieron sentir como en casa. Platicamos de nosotros, de él, de la comida, las actividades en Colombia y en México, para terminar con un recorrido por la casa y sus diferentes espacios. Puede que no sea el lugar para probar comida tradicional colombiana, pero seguro es una forma de salir de lo convencional y conversar con alguien que creció en la zona. Si te interesa reservar, mándame un mensaje privado para que te pase todos sus datos.

5.- Comuna 13 – Medellín

Hasta la fecha no he podido encontrar un tour que se pueda comparar a este. Y aunque quería dedicarle un artículo completo por la cantidad de historia que hay en este lugar, decidí que solo les contaría lo importante para que puedan ir y después platiquemos lo vivido. Nos encontramos con Paola en la estación del metro para dar inicio al recorrido. Hablando generalidades del país y de la ciudad, pero conforme nos acercábamos a nuestro destino, y la confianza entre nosotros aumentaba, la plática se volvía un poco más intensa hasta hablar directamente sobre el narcotráfico. La Comuna 13, al estar muy cerca de una importante carretera del país, fue uno de los lugares que vivió de cerca esta guerra y hasta la fecha sigue pagando las consecuencias. Se dice que llegó a ser uno de los barrios más peligrosos de Medellín, al grado de llegar a una intervención militar en la zona, después del asesinato de Pablo Escobar. Si lees y platicas con las personas de la zona, encontrarás muchas opiniones encontradas sobre el éxito o no de esta intervención. La realidad es que la violencia nunca es una buena respuesta y muchos hombres, mujeres, niñas y niños inocentes murieron. Un claro ejemplo es el de dos hermanos plasmados en un mural a la entrada de la comuna.

 

Al estar ubicada en un cerro, el gobierno instaló unas escaleras eléctricas, junto con el metro cable, que permiten conectar a sus habitantes con el resto de la ciudad y así facilitar su ir y venir cotidiano. Las escaleras junto con los diversos murales hechos por algunos líderes de la comuna e invitados internacionales, se convirtieron en la atracción del lugar. Los murales son un constante recordatorio de la fortaleza de su gente, que diariamente conmemora su historia, cuyos líderes fomentan la paz a las nuevas generaciones y siguen luchando para que la historia no se repita. Poco a poco han instalado negocios que vuelven la zona segura y atractiva para los turistas, platican contigo si te das el tiempo y la curiosidad. Paola nos explicó gran parte de los murales, me hizo probar la mejor paleta helada del mundo (nunca más la logré encontrar de nuevo) y nos presentó a una amiga suya con quien pudimos charlar un rato, (ya saben que a Luigi y a mi se nos da eso de preguntar todo).

Comuna 13 es un barrio que vale la pena recorrer de la mano de Comuna 13 Tours, porque ir solo sería ir a tomarse fotos coloridas sin entender todo lo que hay detrás. El recorrido cuesta 70 000 COPS y dura aproximadamente 4 horas.

Quien sabe, tal vez algún día México logré sacar adelante barrios que hoy en día se encuentran violentados.

Creadora y Editora del blog Petite Touriste. A través de las palabras y la imagen busco recrear las sensaciones de cada uno de mis viajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *